jorge_adm noviembre 23, 2018

Un estudio del sector asegurador revela los datos sobre siniestralidad de los conductores jóvenes de toda España.

firmar que la experiencia al volante es un grado se encuentra avalado por el propio sentido común y también por las estadísticas. Los conductores jóvenes, considerados como tales los que se encuentran entre los 18 y 35 años, pueden llegar a tener un riesgo de accidente hasta 1,8 veces superior al de los que sobrepasan esta edad. Es una de las conclusiones de la Estadística de Seguros de Automóviles con datos de 2017, recogidos por la Asociación Empresarial del Seguro (UNESPA) en su III Informe sobre la juventud al volante: por qué es necesario ser prudente.

Sin embargo, este estudio también revela que no todos los jóvenes de España son iguales, como es fácil suponer. El perfil de los mejores conductores principiantes del país se corresponde al de una chica de Soria, que es la provincia donde menos accidentes sufren tanto ellos como ellas. Y es que en todas las provincias analizadas excepto en seis (Salamanca con igualdad más Guadalajara, Santa Cruz de Tenerife, Orense, Valladolid y Lleida), las mujeres tienen menos accidentes leves en ciudad que los hombres.

Independientemente del sexo, los conductores con menos accidentes graves son los ya señalados de Soria, seguidor pos los de Cuenca y Huesca. Por el contrario, las provincias con mayor siniestralidad en este colectivo son Sevilla, Cádiz y Las Palmas. La diferencia de nota entre la mejor de Soria y la peor de Las Palmas es de 6,96 a 1,81 puntos.

El estudio también contempla el tipo de vehículo particular (no dedicado al transporte) implicado en los accidentes, siendo las motos las que los sufren de mayor gravedad y entre ellas, especialmente los ciclomotores: un conductor con menos de 35 años y experiencia inferior a un año tiene 7,5 veces más probabilidades de tener un accidente serio que una persona que lleve más de 10 años utilizando este tipo de vehículos.

La influencia de la experiencia se refleja con claridad en la posibilidad de accidente dependiendo de la antigüedad del carnet. Los conductores con menos de un año presentan un riesgo cuatro veces superior al de otro con una década al volante, bajando a 2,5 veces entre cuatro y cinco años de experiencia o a 1,9 veces entre siete y ocho años. Y en cuanto a la propia edad, un dato abrumador: un joven de 18 años eleva hasta el 372% la probabilidad de accidente respecto a un conductor de más de 35.

Mientras que las mujeres presentan una conducción mucho más segura en ciudad que los hombres en lo referente a accidentes leves, los datos se equiparan al hablar de los graves que se sufren en carretera. En este supuesto, los hombres son mejores conductores en 24 provincias, las mujeres en 23 y empatan en las tres restantes: Tarragona, Murcia y Las Palmas de Gran Canaria.

En el entorno urbano, la mejor nota general corresponde a las jóvenes de Huesca (9,72), por delante de las de Soria (8,75), Albacete (8,49), Guipúzcoa (8,44) y Palencia (8,36). Los hombres en ciudad no logran en ningún lugar estas calificaciones, puesto que la mejor la disfrutan los automovilistas de Huesca con 8,24. Los jóvenes que peor conducen en ciudad son los de Madrid (5,10), mientras que las mujeres con peor nota de toda España son las de Málaga (5,65).

Fuente: https://motor.elpais.com

Deja un comentario.